ES

¿Qué viene ahora?

Martes, 02 Agosto 2022

¿Qué viene ahora?

¿Qué viene ahora?

Ayer la Reserva Federal aumentó la tasa de interés en un .75%. Hoy jueves, el gobierno de los Estados Unidos publicará su estimación del PIB, y existe la posibilidad de que muestre que la economía estadounidense se contrajo por segundo trimestre consecutivo. ¿Significa eso que están en recesión? Dos trimestres de crecimiento negativo han sido durante mucho tiempo una definición abreviada de recesión.

Pero el verdadero árbitro de este tipo de cosas es la Oficina Nacional de Crecimiento Económico, que no hace taquigrafía.

Sus expertos examinan muchos datos antes de determinar si se ha producido "un descenso significativo de la actividad económica que se extiende por toda la economía y que dura más de unos meses", la definición oficial. Mi opinión es que, sea cual sea la cifra del jueves (mañana), todo concluirá que aún Estados Unidos no está en recesión.

No tiene sentido decir que una economía que ha creado una media de 362,000 puestos de trabajo al mes en los últimos tres meses -un millón de nuevos empleos sólo en el segundo trimestre- esté en recesión. Más bien, los fallos en la cadena de suministro y un déficit comercial oscilante están causando estragos en las cuentas de la renta nacional. (Por cierto, como todo en estos días, esto se está convirtiendo en un debate político. La Casa Blanca publicó una entrada en su blog argumentando preventivamente que dos trimestres negativos no son necesariamente una recesión, y un periodista de Fox News respondió acusando a la administración de mover el poste de la meta).

Pero no nos distraigamos con este debate estadístico. La verdadera pregunta es: ¿Qué viene ahora?

Me inclino por escuchar al ex secretario del Tesoro Lawrence Summers, que predijo casi a la perfección la trayectoria de la inflación en los últimos dos años. Utilizando la historia como guía, ve una "probabilidad muy alta" de una recesión este año: "Los aterrizajes suaves representan una especie de triunfo de la esperanza sobre la experiencia. Creo que es muy poco probable que tengamos una".

Summers también señala que "si volvemos a meter la inflación en la botella con esa recesión es muy difícil de juzgar en este momento". Una recesión leve podría simplemente sentar las bases para un periodo de estanflación, y posiblemente una recesión mayor por venir. Este es el escenario previsto por el economista Nouriel Roubini, quien hay que reconocerlo, tiene un poco de reputación de Debbie Downer. Rechaza las predicciones de una recesión "corta, superficial, suave y sencilla" como "totalmente delirante", y argumenta que la estanflación más los niveles de deuda históricamente elevados acabarán conduciendo a "una recesión severa y una grave crisis financiera y de deuda".

La única conclusión clara de todo esto: la economía se enfrenta a tiempos difíciles. Pero todavía está por debatir cuándo empezarán esos tiempos difíciles, cuánto durarán y cómo nos afectarán.

Fuente:

Fortune Daily. A.M.